Los días de la gran huelga han terminado.

Esto causó un gran deficit financiero en nuestra clínica. Muchos indígenas abandonaron sus aldeas con sus familias o dejaron a su propia esposa e hijos en Puyo, y condujeron con banderas en camiones hacia Quito para las protestas. Ahora los pacientes regresan a nuestra clínica, como esta mujer Huaurani con problemas de rodilla.

En el sistema de salud estatal, no se toman en serio a las personas indígenas y muchas veces se los discrimina. Los Huaurani son fácilmente reconocibles desde lejos debido a los grandes agujeros en las orejas: debe reconocerse como un símbolo de belleza de este grupo étnico.