Muchos de nuestros amigos en Alemania están conectados con nosotros.

En una celebración de viñedos de la ciudad donde viven, muchos visitantes pasaron por su casa. Los niños tuvieron la idea de pedir ayuda financiera para una clínica en Ecuador que querían visitar y ayudar con algunos fondos.

¡Entonces lo hicieron!

Hace unos días nos visitó la misma familia, ¡una sorpresa! Además del dinero, nos alienta aún más ver niños que “no solo cuidan de [sus] intereses personales, sino también los intereses de los demás”. (Filipenses 2: 4)